Es muy común que podamos derramar algún líquido sobre la cocina integral. Cuando es agua, es muy fácil limpiar, pues no genera ningún tipo de mancha. Pero cuando la bebida es diferente, como café o vino, el cuidado debe ser mayor.

Ambos líquidos pueden ser difíciles de remover si ya se secaron, pero si preparas una solución compuesta cuatro partes de agua por una de agua oxigenada, ten por seguro que la cocina integral volverá a lucir como antes.

Lo único que debes hacer es poner un poco de esa solución sobre la mancha, frotar con un trapo y eso es todo. Sin embargo, para que eso no ocurra, recuerda que es fundamental hacer limpieza diaria en esa zona, porque la cocina es el lugar que más se visita dentro de una casa.